polen

El polen, un superalimento, es el elemento masculino de la flor (las anteras), el equivalente al esperma en los animales. Cuando los granos de polen caen sobre el pistilo (órgano femenino de la flor) se produce la polinización. recogido por las abejas y mezclado por ellas mismas con el néctar de las flores y exudaciones de algunas plantas.

Se presenta en su estado natural, sin conservantes ni colorantes ni ningún tipo de añadido, tal y como se lo dan las abejas a sus crías.

Debe conservarse tapado, en lugar fresco y seco, preferentemente, y si es polen fresco, debe conservarse congelado excepto la cantidad que se esté consumiendo, que se debe almacenar en el frigorífico.

Variedad: Los granos de polen cambian de color y sabor según la especie de planta de la que se haya extraído. Los principios activos de cada grano también vendrán determinados por su origen, de modo que cuantos más colores tenga el polen, mejor. Según la época, las bolas de polen serán de unas especies u otras, como es lógico, acompañando las distintas épocas de floración. También la zona de recolección influirá.

Uso del polen en medicina natural: Se dice que actúa positivamente sobre los 9 sistemas del organismo (estructural, digestivo, circulatorio, respiratorio, urinario, glandular, nervioso, epitelial, linfático), mejora el rendimiento físico e intelectual, mejora las defensas… Se emplea en casos de convalecencia de cualquier tipo, problemas estomacales, problemas de fertilidad, fatiga, caída de cabello, problemas de falta de concentración, problemas de falta de apetito, depresiones, astenia primaveral, para prevenir alergias… Además, es un complemento dietético ideal en las dietas vegetarianas.

Propiedades nutritivas excepcionales: El polen tiene uno de los currículums nutricionales más completos entre todos los alimentos. Aunque resulte increíble, 100 gramos de polen contienen las mismas proteínas que 1/2 Kg de carne, la mayoría en forma de aminoácidos libres, es decir, fácilmente asimilables. Por si fuera poco contiene varios tipos de azúcares, vitaminas (A, D, E, C y todas las del grupo B) minerales y oligoelementos, enzimas y sustancias antibióticas que aumentan su poder terapéutico. A continuación, detallamos algunas de sus propiedades.

Composición nutricional del polen

30 % Carbohidratos digeribles

26 % Azúcares (principalmente fructosa y glucosa)

23 % Proteína (incluyendo 10 % de los aminoácidos esenciales)

5 % Lípidos (incluyendo ácidos grasos esenciales)

Compuestos fenólicos 2 % (incluyendo flavonoides)

1,6 % Minerales (incluyendo calcio, fósforo, magnesio, sodio, potasio, hierro, cobre, zinc, manganeso, silicio y selenio)

0,6 % Vitaminas y ácidos solubles en agua (incluyendo B1, B2, B6 y C)

0,1 % Vitaminas solubles en grasas (incluyendo vitaminas A, E y D)

Propiedades de nuestro polen

En el polen de abejas se pueden encontrar casi todos los nutrientes necesarios paras las personas como proteínas, fibra, azúcares, minerales, vitaminas A, D, E, C, B1, B2, B6, y una gran variedad de enzimas. Se trata del único alimento que contiene los 22 aminoácidos esenciales. En general aporta mayor resistencia a las enfermedades.

Algunos de los beneficios de tomar polen de abeja que me gustaría destacar son:

Regula los procesos digestivos

Propiedades antiinflamatorias y antibacterianas combaten las diarreas y el estreñimiento. Reducen el dolor y las molestias que causan estos problemas al mismo tiempo que rebajan la hinchazón. El consumo de polen también está indicado en el caso de sufrir problemas hepáticos. Contribuye a una normalización de las funciones intestinales.

Es un cosmético natural

Tiene funciones dermatológicas que mejoran la apariencia de la piel: desde la disminución de las arrugas o la reducción del acné, hasta combatir el exceso de grasa y la flacidez. Aunque su consumo favorece una acción interna, algunos cosméticos lo contienen como ingrediente para complementar su efecto. También está indicado en las personas que padecen psoriasis, eccemas o lupus.

Mejora el estado anímico

Consumir polen de abejas de forma regular incrementa los niveles de energía necesarios para el día a día, puede ayudarte a aumentar la resistencia física, reducir la fatiga y ayuda a la recuperación, baja la tensión arterial y fomenta la capacidad de trabajo haciendo que nos cansemos menos y estemos de mejor humor. Es ideal para recuperar la vitalidad de forma natural.

Alimento energizante

Reconstituyente natural. Tomar polen de flores de forma habitual contribuye a recargar de energía el cuerpo, con una pequeña dosis de vitaminas, proteínas, hierro, calcio, zinc y otros muchos componente contiene este alimento y que nos ayudaran a sobrellevar mejor el día, tanto física como anímicamente. Indicar que el polen freso contiene todos estos atributos en mayor grado.

Mejora la potencia sexual

Ayudando a combatir la impotencia o la astenia sexual aportando un extra de vitalidad y energia. Además, reduce la inflamación de próstata.

Abre el apetito

Muy recomendado para superar problemas en casos de anorexia u otro tipo de trastorno alimentico ya que ademas de abrir el apetito aporta cantidad de vitaminas y proteínas.

Muy buena para la memoria

Gracias a su alto contenido en vitaminas y proteinas, asi como hierro y calcio entre otros, contribuye con una mejor concentración.

Mejora la visión

El zinc y la vitamina C que contiene se encargan de prevenir la oxidación celular, la falta de visión y otros problemas oculares, como la degeneración macular, las cataratas y otras.

.

Ayuda al sistema inmunológico

Aumentando nuestras defensas, favorece el crecimiento y desarrollo de los niños y ayuda a combatir a largo plazo enfermedades como la rinitis.

Reduce el colesterol

Antioxidante

Más propiedades a destacar son:

- Ayuda a combatir la anemia debido al aumento de los glóbulos rojos. - Es un eficaz cicatrizante interno que ayuda a la eliminación de ulcera. - Un buen antialérgico, tomándolo de forma adecuada, ayudando además a combatir el asma. - Antioxidante natural, se trata de tomar polen para prevenir y mejorar la oxidación de nuestros tejidos.
- Ideal para vegetarianos: El polen es una fuente natural de proteínas vegetales lo que lo hace muy indicado para personas que no comen carne.

¿CUÁNDO TOMAR EL POLEN DE ABEJA?

Sin ninguna duda, podemos consumir polen de abeja durante los 365 días del año, pero si es cierto que hay ciertas épocas del año donde es especialmente aconsejable consumirlo. Importante tomarlo de forma regular para que los resultados sean óptimos.

Es recomendable consumir polen de forma regular en los cambios de estación, como por ejemplo en primavera, cuando pasamos del frío al calor o del calor al frío en otoño.

Cómo tomar polen de abeja.

El polen en estado natural lo encontramos en forma de grano y también en ese estado se suele comercializar, pero si tomamos el polen de abeja en grano directamente, nuestro sistema digestivo tendría dificultades para digerirlo y asimilarlo, pero si lo disolvemos en líquidos, se rehidrata y se disuelve fácilmente. Nosotros tenemos también polen en polvo, que se puede consumir directamente sin tener que disolver. Además, contamos con polen freso, que conserva mucho mejor sus propiedades que el polen seco (como se suele comercializar)

También puedes molerlo para convertirlo en polvo y disolver o mezclar con otros alimentos como zumos, leche, té, con cereales, ensaladas, yogur…

CANTIDAD DE POLEN DE ABEJA RECOMENDADA

Niños de 3 a 5

12g diarios (una cuchara de café)
Probar con media la primera vez

Niños de 6 a 12

16g diarios (una cuchara y media de café)

Jóvenes de 12 a 18

20g diarios (dos cucharas de café)

Adultos:

Entre 32g y 20g diarios (una cuchara sopera)

Polen en el embarazo

Debido a su gran aporte de proteínas que nos ofrece, es muy recomendable tomar polen durante el embarazo. Especialmente durante los últimos meses de gestación.

Tal y como ya te he comentado anteriormente, el polen también proporciona otras sustancias muy beneficiosas para la salud de la madre y de bebé como son los aminoácidos esenciales, potasio, fósforo, calcio, magnesio, hierro y sales minerales.

Polen de abeja en diabéticos

El polen de abeja, tiene muchos beneficios para la diabetes. Al contener vitaminas A, C y E. La vitamina B ayuda a elevar la energía, contrarrestando el cansancio producido por la diabetes debido a la carencia de insulina. Además, contiene minerales, aminoácidos, proteínas y otros nutrientes que pueden ayudar al control de la diabetes. Eso sí, si consumes polen, probablemente deberías disminuir el consumo de fructosa para compensar la glucosa en sangre.

En cuanto a posibles contraindicaciones para personas diabéticas, a no ser que seas intolerante a la fructosa, no tiene por qué ser perjudicial. En cualquier caso, deberías consultarlo previamente con tu médico.

Contradicciones del polen de abeja

Solamente se ha podido demostrar que tomar polen de abejas pueda ser contra indicativo en personas alérgicas al polen. Por lo que son a las únicas personas a las que no aconsejo tomar polen.

Así pues, antes de consumirlo, deberías tener muy en cuenta si eres o no alérgico al polen de abejas. Si nunca has consumido polen o simplemente no sabes si eres alérgico a él, Puedes probar lo siguiente para salir de dudas.

Ponte uno o dos granos de polen en la lengua y mantenlos allí sin tragarlos durante algunos minutos. Si transcurrido un tiempo no notas nada raro, puedes masticar los granos y esperar un poco más para ver si tu cuerpo experimenta algún tipo de reacción como ojos llorosos, estornudos, hinchazón de la boca, labios o lengua.

Si después de masticar los granos de polen y mantenerlos en la boca durante algunos minutos, no has sufrido ninguno de estos síntomas, te podría decir con casi toda seguridad que no eres alérgico al polen de abeja. Aún y así, por precaución, espera al menos 24 horas antes de empezar a consumir una cantidad mayor.