Panal de Abeja

Un panal es una estructura formada por celdillas de cera, que comparten paredes en común, construida por las abejas melíferas para contener sus larvas y acopiar miel y polen dentro de la colmena. Esta capacidad se debe a que las obreras cuentan con glándulas cereras que producen este elemento natural tan apreciado.

La principal ventaja o propiedad con la que cuenta el panal de abeja es que te aseguras de que estas comiendo pura miel cruda y lo estás viendo con tus ojos, al tacto, el gusto cera le da un toque muy especial, en ocasiones trazas de polen le aportan un extra de proteínas.

La mejor manera de consumirlo es en una pequeña porción, colocar sobre la lengua e ir presionando contra paladar o mofletes, dándole vueltas en la boca, como si fuese un caramelo, de esta forma extraeremos toda la miel del panal y no se nos llenara la boca de cera como puede ocurrir al masticarlo que también se puede.

Debemos recordar las propiedades que tiene la miel, para poder ser conscientes del alimento que estamos consumiendo, os invito a que las consultéis en nuestro apartado propiedades de nuestra miel.

TEMPERATURA: La temperatura ideal para el almacenamiento a largo plazo de la miel es de 6 a 20 grados; a temperatura ambiente, es probable que la miel se deteriore rápidamente y pierda algunas propiedades útiles. A bajas temperaturas (no por debajo de menos 20 grados), la miel se endurece, pero se siente mucho mejor. Por esta razón, mantener la miel en el refrigerador es una buena opción si tiene la función de congelar en seco. En los refrigeradores ordinarios hay demasiada humedad, lo que a la miel simplemente no le gusta. Trate de no cambiar la temperatura del aire con demasiada frecuencia, de lo contrario la miel se cristaliza de manera desigual.

MODO DE CONSERVACIÓN:

La miel absorbe bien los olores, por lo que se almacena lejos de sustancias y productos olorosos: gasolina, queroseno, pescado salado, cebolla y ajo. No debe mantener la miel cerca de fuentes de agua y sal, ya que concentra la humedad en el aire. La miel le teme a la luz, lo que destruye sus propiedades antimicrobianas, por lo que si está en un frasco de vidrio, es mejor colocarla en un lugar oscuro.

Durante el almacenamiento, la miel se vuelve turbia, se oscurece, se espesa y se cristaliza; estas son las etapas normales de la miel de cosecha propia. Si la miel no se espesa, significa que no está sanando. En general, todos los tipos de miel, excepto la caída, se espesan, porque contiene demasiada fructosa. ¡Mantenga la miel correctamente y siempre tendrá un postre sabroso y saludable que no necesita cocinar en casa!