Miel cruda de Tomillo

(Thymus vulgaris) La miel de tomillo es uno de los tipos de miel natural que más beneficios para la salud aglutinan, como así se descubrió en la Antigua Grecia. Viene de una de las plantas aromáticas por antonomasia: el tomillo, pero hay dos aspectos relacionados con ella más desconocidos. Por un lado, aunque hablemos del tomillo como una única planta, en realidad es un género, el thymus, que agrupa más de un millar de especies diferentes. Y por otro, gracias a alguna de las variedades de este género se produce la miel de tomillo, un auténtico regalo de la naturaleza repleto de propiedades al servicio de la salud.

 

Es una miel natural muy apreciada que demuestra que el tomillo va mucho más allá de una planta aromática muy usada en la cocina y en la medicina. Ayuda a mejorar el sistema digestivo y es muy adecuada para sobrellevar mejor las digestiones pesadas, saludable, curativa y muy sabrosa. De todas las variedades de miel que podemos encontrar en la naturaleza, la de tomillo es una de las más apreciadas por la singularidad de sus propiedades, altamente beneficiosas para la salud. Y es que muy pocos productos pueden igualar en intensidad y equilibrio su delicioso sabor, rebosante de matices florales.

Características organolepticas

 

La miel pura de tomillo es una miel sin parangón, no sólo por sus cualidades aromáticas e irresistible sabor sino también por sus usos terapéuticos.

 

Pincha aquí para ver las propiedades de nuestras mieles.

 

Las mas destacables de la miel cruda de tomillo son:

 

  1. Previene la infección de garganta.

En casos de infección moderada y aguda de garganta, la miel de tomillo ha demostrado ser un poderoso antiséptico. La alta concentración de azúcar que presenta evita la proliferación de actividad vírica en la zona afectada. Asimismo, tradicionalmente se ha combinado con el limón para calmar el dolor en esos días de invierno en los que la voz nos abandona.

 

  1. Mejora la digestión.

Gracias a las propiedades de la flor de tomillo, esta miel es un aliado inestimable del sistema digestivo. Para las personas con problemas asociado al tránsito intestinal, no hay nada mejor que consumir Miel de Tomillo, que además nos ayudará a prevenir el dolor de estómago.

 

  1. Regula la tensión arterial.

Recientes estudios avalan sus propiedades como agente regulador de la tensión arterial. Los expertos sostienen que la alta presencia de glucosacáridos le permite actuar como un antioxidante natural y reducir así la presión sanguínea. Añadir dos cucharadas de miel en una infusión de canela puede ser un remedio estupendo para ayudarnos a bajar la tensión sin recurrir a los fármacos.

 

  1. Combate el resfriado y otras dolencias cardiorrespiratorias.

Dado su alto contenido en vitaminas A, B y C, esta y otras mieles aportan a nuestro organismo todo lo necesario para combatir dolencias respiratorias como la tos o el resfriado. Por si fuera poco, sus propiedades antisépticas reducen eficazmente la inflamación de las membranas respiratorias.

 

  1. Fuente de minerales.

Como el potasio, el magnesio, el sodio, el zinc, el selenio, el calcio y el hierro.

 

  1. Antiséptica, excelentes resultados aplicando como crema para tratar quemaduras, picaduras o cortes.

VISITA NUESTRAS REDES SOCIALES