Miel cruda de Bosque

La miel de Bosque se obtiene de encinas, robles, castaños y alcornoques, puede contener brezos o zarzas, así como combinarse con trazas de néctar de otras flores del terreno.

Es considerada, mielato, melada o rocío de miel, ya que realmente las abejas lo que transforman no es el néctar de las flores, como ocurre con otras mieles, sino las soluciones azucaradas que existen en las hojas de estos árboles, y que también secretan algunos insectos como los pulgones y otros insectos chupadores de savia.

Esto explica que en períodos en los que la mayor parte de floraciones ya ha pasado, como puede ser el final del verano y principios del otoño, las abejas sigan cosechando importantes cantidades de miel.

La miel curda de bosque es otra variedad de mieles multiflorales ya que en su espectro polínico no destacan pólenes de ninguna variedad de miel por encima de las demás, es una miel muy particular pues se tienen que reunir unas condiciones geográficas y climatológicas concretas para que podamos obtener esta miel tan rica y con tal cantidad de propiedades y beneficios para nuestro organismo.

Dado que tiene un alto porcentaje de fructosa, la miel pura de bosque presenta una escasa tendencia a cristalizar.

Características organolepticas

 

La miel de bosque es la que más propiedades antioxidantes posee por lo que es un complemento alimenticio ideal cuando las personas tienen niveles bajos de hierro y otros minerales.

 

Además de ser un condimento muy apreciado en la gastronomía mediterránea, este néctar ha recibido incontables usos medicinales para calmar o solucionar dolencias estomacales, cardiorrespiratorias, etc.

 

Pincha aquí para ver las propiedades de nuestras mieles.

 

Las mas destacables de la miel cruda de bosque son:

 

  1. Mejora la digestión.

Gracias a sus efectos tonificantes, esta miel estimula el funcionamiento de los órganos digestivos, siendo un aliado inestimable en casos de hinchazón, reflujo, acidez estomacal o digestiones difíciles.

 

  1. Cicatrizante natural.

Los taninos presentes en la miel de bosque la convierten en una maravillosa crema para tratar heridas, favoreciendo activamente su cicatrización.

 

  1. Reduce la inflamación.

Gracias a la presencia de carnosol entre sus compuestos, la miel de bosque es idónea para tratar tanto inflamaciones externas como internas. Además, es un excelente remedio para tratar toda clase de complicaciones respiratorias, infecciones en la piel, catarros y resfriados. Valen la pena señalar que sus propiedades antiinflamatorias la hacen sumamente recomendable para combatir la artrosis, la gota y el reumatismo de forma natural.

 

  1. Endulzante natural.

La miel de bosque se enorgullece de ser uno de los endulzantes naturales más recomendables, especialmente para aquellas personas que deben cuidar su alimentación debido a problemas hepáticos o intestinales. Los azúcares de la miel son fácilmente absorbidos por los intestinos y colaboran con la protección de las membranas que recubren el hígado.

VISITA NUESTRAS REDES SOCIALES